Sala de prensa

Cómo podemos motivar a nuestros hijos a rendir mejor en la escuela

motivar alumnos

  • Los padres tienen un papel clave en motivar a los niños para que tengan un mejor rendimiento académico y para entender el aprendizaje como algo emocionante para toda la vida. 
Uno de los problemas más comunes entre los estudiantes es la falta de motivación: muchos expresan que no pueden conseguir la meta planteada por el profesor, que es muy difícil, que el esfuerzo no vale la pena, que creen que lo mejor es tirar la toalla y redirigirse hacia metas más fáciles de conseguir, en menos tiempo y con menos esfuerzo.
 
Los padres tienen un papel esencial en revertir este tipo de actitudes y motivar a sus hijos a rendir mejor en la escuela. La motivación es, además, un valor fundamental para alcanzar el éxito personal. 
 
“Que los niños estén motivados es esencial  para que den lo mejor de sí mismos en la escuela y disfruten del proceso de aprendizaje”, sostiene el blog Faros en la traducción de un artículo de The Parent Institute. “Como padres, crear un ambiente para educarles en el esfuerzo y la dedicación es muy importante, ya que un niño motivado se esforzará más, tendrá una actitud positiva para aprender, y se enfrentará y abordará los problemas de diferentes maneras”. 
 
Es por ello que este artículo ofrece siete consejos sencillos a los padres sobre distintas formas de motivar a sus hijos. A continuación te presentamos un resumen de cada uno de ellos. Si te interesa profundizar en los mismos, visita el artículo original en el enlace que encontrarás al final de esta nota. 
 
Ten las expectativas adecuadas.
 
Los niños son muy receptivos a cómo los perciben sus padres. Por lo tanto, si esperas que tu hijo triunfe, es más probable que su motivación se dirija a lograrlo. Es importante fijar expectativas adecuadas a cada niño. Para ello, el blog recomienda hablar con tus hijos sobre los campos de estudio que le interesan y darle tu opinión respecto a lo que has observado. Haz esto cada cierto tiempo, ya que los intereses y aptitudes cambiarán. 
 
Ayuda a tu hijo a fijarse metas.
 
Plantearse objetivos ayudará a los niños a mantener la motivación. Ayúdale en esta tarea haciendo una lista física de sus metas, que se puede colocar en un lugar visible de la casa. Es mejor si estas metas son específicas y si pueden medirse. Por ejemplo: “repasar los problemas de matemáticas 20 minutos todos los días”. 
 
Encuentra maneras de mostrar a tu hijo que la escuela es importante.
 
Si mostramos a los hijos nuestro propio interés y entusiasmo por la educación, ellos adoptarán la misma actitud. Para ello, hay varias cosas que puedes hacer. Por ejemplo, establecer una relación con el profesor de tu hijo para compartir con él o ella tus expectativas y opiniones sobre su aprendizaje. De ser posible, involúcrate en las actividades de la escuela. Conoce las tareas escolares de tu hijo (que no significa hacerlas por él) y ofrecerle un espacio adecuado en casa para realizarlas. 
 
Ten una actitud positiva hacia la escuela y hacia las formas distintas de aprender. 
 
Si tu hijo observa que percibes las tareas escolares de una manera positiva e interesante, él lo percibirá de la misma manera. Apoya el estilo de aprendizaje de tu hijo. Cada niño tiene una manera predilecta de estudiar y aprender, que es más natural y motivadora. Ayúdale a descubrirla y fomenta que la utilicen de la mejor manera posible. En general existen estudiantes auditivos, visuales, cinestésicos. Infórmate sobre las inteligencias múltiples. 
 
Utiliza un lenguaje que le anime.
 
Alentar a los niños motiva mucho más que elogiarlos. El elogio se refiere más concretamente a los triunfos y se suele utilizar cuando los niños han actuado de la manera esperada, mientras que el aliento se puede ofrecer independiente del desempeño y resultados del niño. Se trata más de animar a que la próxima vez se haga mejor.
 
 
El aprendizaje en casa y en la comunidad. 
 
Ayuda a que tus hijos vean el aprendizaje como un acto divertido y no sólo como la tarea obligatoria. Los estudiantes motivados ven el aprendizaje en cualquier parte y entienden que hay algunas actividades divertidas que a la vez también aportan conocimiento. Propón actividades que puedan hacer juntos en el tiempo libre, como ver películas, leer libros e ir a museos. 
 
Fomenta la fortaleza en tu hijo 
 
Si un niño no es fuerte internamente, su motivación disminuye mucho y ve pocas vías para salir adelante en medio de la adversidad. Una forma de fomentar la fortaleza en ellos es alimentando sus talentos e intereses y ofreciéndole opciones para elegir entre dos o más cosas. 
 
Fuente: Faros
 
Publicado el 18 de enero de 2018 
 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top